Echarse a llorar…

Me gusta entender que vivimos la vida como si estuviéramos realizando una travesía complicada -claramente es así- y tenemos que superar las distintas dificultades que nos impone el medio natural.
Ahora estaríamos en el seno de una borrascosa tempestad en medio del mar sin nada a lo que aferrarnos. Nuestra cabeza ha recibido todo tipo de pensamientos y no responde a ninguno. Se guía por el instinto de supervivencia ése que dicen que tenemos, pensando por sí mismo y actuando sin rendir cuentas a nadie. 
Nos agarramos a la vida desesperadamente, maldiciendo la manía que tenemos por la queja constante y pidiendo una segunda oportunidad a cualquier divinidad etérea que conocemos.
Queremos vivir.
Pero, ¿vale la pena vivir sin principios? Yo creo que no podría, que se me vendría abajo la vida y todo perdería su brillo y su jugo. Llamadme rara.
Y, como no puedo dejarlos de lado, no puedo -ni quiero- evitar dejar aquí esta foto histórica. En el libro de la Historia, las páginas de los cobardes y pusilánimes aparecen arrancadas.
Ver lo que hizo el PSOE en 1937 y echarse a llorar al ver lo que están haciendo ahora.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s