Amar la vida

El amor enfocado y entendido exclusivamente hacia las personas me parece pobre. El ser humano, que tiene tantas capacidades maravillosas, no debe limitarse en ese aspecto, pues los efectos que el amor -que no desamor- produce son casi siempre positivos.
Se trata de abrirnos y derramar en todo una parte de nosotros, de nuestras percepciones y sentimientos. Y de luchar. El amor y la lucha van unidos. ¿Quién concibe una lucha que no es por amor? ¿Quién concibe un amor que no está en lucha?
Si lucho por lo que amo, amo esa lucha a su vez. Y me realizo. Y me hago persona. Y todo lo que venga después, ya no importa nada, porque he amado.
Pobre aquel que sólo vea la belleza en los rostros amables y no en la sangre derramada de los sintierra o en el tacto del dedo contra la cuerda generadora de música. Desgraciado aquel que no perciba la luminosidad de las palabras que se arremolinan casualmente para crear nuevos mundos. Miserable aquel que no sepa degustar la bondad del astro que al explosionar nos legará más humanidad.
Las personas son realmente maravillosas, amables hasta el hastío, pero no únicos sujetos del amor. El amor con todas las letras es cascada fértil que baña los cuerpos y penetra íntegramente. Y todo lo que venga después, no importa nada.  

“Los que padecéis porque amáis, amad más aún. Morir de amor es vivir.” Victor Hugo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s