Frida

No es fácil volver a plasmar cosas cuando llevo tanto sin escribir. En definitiva, no importa. Nadie lee esto, aunque realmente me es indiferente si alguien lo hace. No escribo para agradar -la actividad más absurda-, escribo para no sentirme inútil en este mundo que no tiene piedad con los que son distintos y dicen basta. Basta muchas veces.

En este tiempo, he podido experimentar tantas cosas que exponerlas aquí no sirve de nada, porque la conclusión que extraigo de ellas es miserable. Tan miserable como lo puede llegar a ser el ser humano, que tiene más de ser que de humano. Porque amordazar a los valientes y subyugar a los auténticos es la práctica que se lleva a cabo, las más de las veces con sorna y despreocupación. Y yo me alarmo pensando que estamos gravemente enfermos. Y no siento lástima, sino ira.

Frida es una de esas personas cuya propia desgracia hizo célebre, incluso a los ojos de los brutos que entienden sólo el mecanismo de la maldad. Frida es, entonces, la cara visible de los oprimidos que no son pobres. O, si lo son, no resultan sólo oprimidos económicamente, también humanamente. Y creo que eso es una doble desdicha, porque los explotados ya son comprendidos por los comunistas, pero, ¿y a los segundos, quién los ampara?

Es admirable toda ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s