Frágiles

Creemos tener poder y no somos nada. Creemos poseer fuerza y somos tan débiles como una pompa de jabón. Creemos saberlo todo y la realidad es que lo desconocemos todo. Creemos y creemos, y mientras, en esa ensoñación, gana la muerte. Y dentro de miles de años, como burlonamente, nadie nos recordará, porque somos patéticos ansiosos por obtener un trozo de memoria.

En esta suerte del universo donde nos ha tocado vivir, somos la mota de polvo más remota y reemplazable. Nuestras acciones se pierden en la infinidad del espacio. Y aún así, gana la muerte. Pero la muerte no viaja sola, y cuando llega, trae de la mano a su amiga la injusticia. Ambas son temibles, odiadas, pues sólo dejan a su paso sangre y dolor.

Y a pesar de todo eso, somos tan ridículos, que nos creemos importantísimos. A lo sumo, somos importantes por millones de muertes inocentes, y nada más. Por eso mismo, por nuestra lastimosa obstinación de humanos pérfidos, elegimos el camino espinoso y complicado, que se traduce por que el sufrimiento gana la partida al amor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s