Sacar la voz

El tiempo clava la daga
haga lo que haga uno,
Estraga oportuno,
tú no cobras lo que el tiempo paga.
Estraga saga tras saga,
raspa con su amarga espátula,
huérfano se hace de brújulas
Y lúcidamente en celo,
blanca el arma, blanco el pelo,
su blanca cara de crápula.
‘Ésta’ dice un espinela,
la que Violeta cantaba,
la de la sílaba octava del pateador,
Vieja escuela.
Y lo que duela, que duela,
si es que tiene que doler.
La flama sin calma, que arder tenga,
que siga ardiendo,
Que siga fosforeciendo,
si tiene que fosforecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s