Pensar bien

El hombre no es más que una caña, la más frágil de toda la naturaleza, pero una caña que piensa. No hace falta que el universo entero se arme para aniquilarlo: un vapor, una gota de agua bastan para acabar con él. Pero, aun en el caso de que el universo lo aniquilase, el hombre seguiría siendo siempre mucho más grande que aquello que lo mata, puesto que sabe que él muere y la ventaja que el universo tiene sobre él. El universo no conoce nada.

Toda nuestra dignidad radica, pues, en el pensamiento. Es desde ahí desde donde tenemos que elevarnos, y no desde el espacio y el tiempo, que no sabríamos llenar. Esforcémonos, pues, en pensar bien: he ahí el principio de la moral.

Blaise Pascal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s