¡Crucificadla!

¡Crucificadla!, gritan los capitalistas que tiemblan por sus cajas de caudales.

¡Crucificadla!, gritan los pequeñoburgueses, los oficiales, los antisemitas, los lacayos de la prensa burguesa, que tiemblan por la fuente de ingresos de la dominación burguesa.

¡Crucificadla!, claman los Scheidemann, que al igual que Judas han vendido los obreros a la burguesía y que temen por las treinta monedas de plata que han recibido por sus servicios.

¡Crucificadla!, suena todavía el eco de sectores ignorantes y engañados de obreros y soldados, que no comprenden que, en realidad, al revolverse contra la Liga Spartakus, están dirigiendo su furor contra su propio cuerpo y su propia sangre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s