De la crítica del cielo a la crítica de la tierra

La religión es conciencia invertida del mundo producida por el hombre en una sociedad y un estado que son precisamente el mundo al revés. La religión aparece como teoría general del mundo invertido, lo que ha dado entusiasmo y consuelo popularmente a los hombres. Por eso la religión expresa al mismo tiempo la miseria realmente existente y la protesta contra esa miseria, es el suspiro de la criatura abrumada y a la vez el sentimiento de un mundo sin corazón, el espíritu de su situación sin espíritu. En ese contexto ambivalente aparece la frase de Marx tantas veces citada: la religión es el opio del pueblo.
Ahora bien, precisamente porque la religión es la expresión de un mundo invertido y miserable, la crítica de la religión expresa, pues, la exigencia de la verdadera necesidad del hombre: la superación de las ilusiones en una situación que necesita ilusiones, crítica de este valle de lágrimas. Pero una vez desenmascarada la autoalienación en sus formas profanas hay que pasar de la crítica del cielo a la crítica de la tierra. Esto, en la concepción de Marx, significa pasar de la crítica de la religión a la crítica del derecho, y de la crítica de la teología a la crítica de la política.

Francisco Fernández Buey – Marx (sin ismos)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s