Obreros del pensamiento

Los intelectuales -hablo de los que piensan, y no de los que se divierten y de los charlatanes, parásitos y aprovechadores del espíritu- son los traductores de la idea en el caos de la vida. Ya sean sabios, filósofos, críticos o poetas; su oficio eterno es fijar y poner en orden la verdad innumerable, mediante fórmulas, leyes u obras. Extraen la líneas, las direcciones; tienen el don casi divino de llamar, por fin, las cosas por sus nombres. Para ellos, la verdad se declara, se ordena y aumenta y el pensamiento organizado sale de ellos para rectificar y dirigir la creencias y los hechos. Por esa utilidad sublime, los obreros del pensamiento están siempre al comienzo del drama interminable que es la historia de los hombres.

 Henri Barbusse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s