¿Con qué soñamos?

Y varias veces he visto y oído que si ha quedado alguien, sin hacer distinción entre las cosas honestas y las que no lo son, sólo con que el apetito se lo pida, tanto solos como acompañados, de día y de noche, hacen lo que más deleite les produce; y no sólo las personas libres, sino incluso las recluidas en los monasterios, llegan a creerse que está bien en ellas y sólo está mal en los demás, y rompiendo las leyes de la obediencia, entregándose a los placeres carnales, creyendo así salvarse, se han vuelto lascivas y disolutas. Y si es así, como manifiestamente se ve, ¿qué hacemos nosotras aquí? ¿A qué esperamos? ¿Con qué soñamos? ¿Por qué somos más lentas y perezosas para salvarnos que el resto de los ciudadanos? ¿Nos consideramos menos valiosas que todas las demás? ¿O creemos que nuestra vida está atada a nuestro cuerpo con cadenas más fuertes que los demás […]?

Pampinea, Decamerón, Giovanni Boccaccio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s