I

Hoy quiero escribir un poema
de mil, de un millón de versos
para que aparezcas en alguno
porque la casualidad
no existe.
Mis versos gimen,
borbotean,
igual que ayer rieron,
pero es que a veces
es inevitable
la derrota.

Hoy parece que las palabras juegan
dentro de mí,
aunque en realidad
se están vengando.
Destilo sentimientos
polvorientos
y emociones desconocidas,
si ves alguna
es que se escapó de esta cárcel
a la que llaman corazón.

Hoy voy a gritar en silencio
y como tantas otras veces
mi compañero es el olvido,
o quizás
la que me olvido
soy yo.
No importa, en cualquier caso
sabré sobrevivir
sabré brillar con disimulo
por si la luz
pudiera cegarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s