El tren huracán


Vivió en un tren,
y lo llamó el Huracán,
podía viajar,
sin tener que viajar,
y cada día marcaba su diario de sueños con él.

Quiso tener,
sin tener que pagar,
comió y bebió,
siempre de un manantial,
tan dulce como los besos,
de esos que soñaba él.
Con cien cañones de plata vivió de maravilla,
murió en el barro de la sociedad.
Tenía en el bolsillo una colilla,
que la vida es un cigarro que no se debe apagar.

No hay sitio aquí,
para ese tal Huracán,
que deja rastros de asfalto y de barras de bar,
y de colegas de brega,
que galopaban con él.
Con cien cañones de plata vivió de maravilla,
murió en el barro de la sociedad.
Tenía en el bolsillo una colilla,
que la vida es un cigarro que no se debe apagar.

Tuvo su reina,
sus noches,
sus juegos de amar.
Y en el reflejo de un coche,
lo hacía real.
Que olía como el dolor,
decía la gente de él.
Como el dolor de las flores que duerme,
con el Huracán.

La Raíz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s