Las “metafísicas post”

Uno de los mecanismos discursivos reconocibles, bastantes pueriles por cierto, que a partir de la difusión de las metafísicas “post” se pusieron de moda en las ciencias sociales, en los estudios culturales y en los escritos políticos (incluso aquellos con pretensiones de izquierda), consiste en reemplazar los nombres singulares por los plurales… como si el simple y mecánico agregado de un letra “s” proporcionara una nueva manera de comprender el mundo. De esta forma, la resistencia se convierte en “las resistencias”; la alternativa en “las alternativas”, la dominación en “las dominaciones”, la emancipación en “las emancipaciones” y así de seguido. La moda de las “s” —que se agregan arbitrariamente en cualquier lugar, cuando hacen falta y son pertinentes y también cuando no los son o no vienen al caso—, al oscurecer en lugar de aclarar, constituyen uno de los tantos síntomas de frivolidad y superficialidad típicos del pensamiento político que viene asociado a las metafísicas “post”. (Hablamos en este caso de “metafísicas” en plural, no por seguir esta moda que describimos, sino porque en este caso realmente son muchas, aunque todas se estructuran sobre un patrón similar). Frivolidad y superficialidad donde “el estilo es el mensaje” ya que la forma literaria, muchas veces informal, revulsiva e iconoclasta, termina por opacar el tímido, moderado y mundano contenido político de fondo.
Pero no todo es cuestión de estilo. Parte de la operación fetichista presupuesta por las diversas metafísicas “post” remite a una cuestión de índole más teórica. Ese contenido que excede la mera forma literaria consiste en hipostasiar diversas instancias de la vida y las relaciones sociales, aislándolas, separándolas del resto, otorgándoles un grado superlativo de existencia y, en lugar de ubicarlas como parte integrante del conjunto de las relaciones sociales y de la totalidad social, se las termina convirtiendo en el único Dios todopoderoso que en su absoluta exclusividad explicaría la reproducción del orden social. Ese mecanismo de pensamiento que genera la hipóstasis fetichista está presente en todos los emprendimientos “post” nacidos en París y en New York en los años ’70, consolidados durante los ’80 en Europa occidental y difundidos por todo el orbe —América Latina incluida— durante los ’90.

Nuestro Marx, Néstor Kohan 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s