El esqueleto labrador

En grabados de asuntos anatómicos
que abundan en los muelles polvorientos,
donde encontramos libros cadavéricos
durmiendo igual que las antiguas momias,
dibujos concienzudos a los cuales
todo el saber de algún antiguo artista,
a pesar de que el tema es tan macabro,
supo comunicar una belleza,
se ve, y es una escena que completa
esos horrores llenos de misterio,
cavando como lo hace un labrador
a desollados vivos y a esqueletos.

De la tierra que estáis azadonando,
oh fúnebres braceros resignados,
apelando al esfuerzo de las vértebras
o de vuestros despellejados músculos,
decid, ¿cuál es la singular cosecha,
forzados arrancados a la huesa,
y quien es el granjero fantasmal
cuyos trojes llenáis tan afanosos?

¿Os proponéis (¡horrible y claro símbolo
de un destino de máxima dureza!)
demostrarnos que aun en la otra vida
el sueño prometido no es seguro?

¿Qué hasta la Nada llega a traicionarnos?
¿Qué todo, hasta la Muerte, está mintiendo,
y que de una manera sempiterna,
quizás se nos obligue, ¡ay de nosotros!,
en un país que aun desconocemos
a cavar unas tierras más rebeldes
y a empujar una azada pesadísima
con nuestro pie desnudo ensangrentado?

Charles Baudelaire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s