El amor no tiene esa cara

(…)

DORA. Stepan, ¿tú podrías disparar con los ojos abiertos y a quemarropa sobre un niño?

STEPAN. Podría, si la Organización lo ordenara.

DORA. ¿Por qué cierras los ojos?

STEPAN. ¿He cerrado los ojos?

DORA. Sí.

STEPAN. Entonces ha sido para imaginarme mejor la escena y poder responder con conocimiento de causa.

DORA. Abre los ojos y comprende que la Organización perdería sus poderes y su influencia si un instante tolerase que unos niños fuesen destrozados por nuestras bombas.

STEPAN. No tengo estómago suficiente para esas bobadas. Cuando decidamos olvidar a los niños, ese día seremos los amos del mundo y la revolución triunfará.

DORA. Ese día la revolución será odiada por la humanidad entera.

STEPAN. Qué importa si nosotros la amamos con la fuerza suficiente para imponerla a la humanidad entera y salvarla de sí misma y de su esclavitud.

DORA. ¿Y si la humanidad rechazara la revolución? ¿Y si el pueblo entero, por el que luchas, rechaza que maten a sus hijos? ¿También habrá que castigarla?

STEPAN. Si es preciso, sí, y hasta que comprenda. También yo amo al pueblo.

DORA. El amor no tiene esa cara.

STEPAN. ¿Quién lo dice?

DORA. Yo, Dora.

STEPAN. Tú eres mujer y tienes una idea desdichada de lo que es el amor.

DORA (con violencia). Pero tengo una idea justa de lo que es la vergüenza.

(…)

Los justos, Albert Camus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s