Autorretrato #1

Soy un proyecto errado de bipedestación. Mis heridas no sangran (son quebrantos sin rostro). Siento que llego tarde a todas partes, que no se me avisó de la dureza, que no me esperan en otro lugar. Mi Pigmalión han sido los ojos de los otros, cuyas cadenas acepté como se acepta una muerte. Sé muy poco: que el amor no se mendiga, que caerse es dialogar en silencio con las piedras, que la justicia es la alegría de una flor superviviente. Hago menos: quiero hondamente y espero y me canso. Pago por eso la penitencia de mi quietud. Me tomo muy en serio mis fracasos: los venero y me limitan. No hablo el idioma de mi deseo (él, entretanto, monologa). Sé lo que es el frío. Puedo probar que un abrazo salva una vida y supongo que en un beso se naufraga. Me gusta pensar que en mi mirada se han excavado dos pozos en los que podría ahogarse alguien. Creo en la delicadeza, que es como decir creo en el futuro. Lluevo mejor que la lluvia. Por último: me disculpo por perpetrar estas metáforas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s